miércoles, 24 de julio de 2013

Salida nocturna al nacimiento del río Asón

¡¡¡¡Buenas noches a todos los locos de los pixeles!!!!

Ya que ahora estoy con la cámara en el S.A.T por un problema de acumulación excesiva de hotpixels... Quiero hablaros de una salida nocturna que realicé hace un tiempo, en concreto al nacimiento del río Asón, en Arredondo.


    Lo primero en lo que me suelo fijar al planear las salidas, sobre todo si son nocturnas, es en la previsión del tiempo. Desde mi punto de vista, en las tomas nocturnas el cielo forma una parte importante en la composición de la toma. Por ejemplo, si tenemos un cielo con unas cuantas nubes sueltas moviéndose, le dará a la toma un efecto de "movimiento" debido a la larga exposición. Al igual que si la noche está despejada y gozamos de poca contaminación lumínica, podremos conseguir un bonito cielo con estrellas fijas o en forma de trazas, dependiendo del tiempo de exposición que le demos a nuestra toma, pero eso ya lo veremos mas adelante.


   Una vez tenemos "controlado" el tiempo, lo siguiente es preparar el equipo.


Yo personalmente siempre lo hago en el mismo orden para no dejarme nada en casa que luego echar en falta.


  • CÁMARA
  • OBJETIVO
  • TARJETAS FORMATEADAS
  • BATERÍAS CARGADAS (SI ES MAS DE UNA MEJOR)
  • INTERVALÓMETRO
  • TRÍPODE, RÓTULA Y ZAPATA 
  • LINTERNA FRONTAL Y DE MANO.



Una vez tenemos todo preparado, nos desplazamos hasta el lugar donde vamos a hacer las fotos. Yo en este caso ya conocía bastante bien el terreno, pero si no lo conocéis, es recomendable ir un día o dos antes sin el equipo para ver como está el asunto, no sea que se complique y tengáis que abortar la misión antes de tiempo, jejeje. Lo primero montar el trípode  cuanto más estable mejor. Todo el mundo prefiere trípodes ligeros y de carbono... pijadas para mi gusto... el conjunto de cámara y trípode pesa casi 5kg, eso sin contar que cuelgo la mochila de la columna central para tener más estabilidad. 

Una vez tenemos el trípode montado, empezamos a montar la cámara con lo que vayamos a necesitar y la montamos en el trípode.

Una vez tengamos claro donde nos vamos a colocar, nos instalamos con todo el arsenal de artilugios que tengamos, si sabéis que vais a estar un rato largo haciendo fotos desde el mismo punto con largas exposiciones, lo mejor es que apañéis una silla de camping de estas plegables para que la espera sea más amena.


Tenemos todo preparado, estamos cómodos, es hora de disparar. 

Lo mejor para enfocar en la oscuridad es calcular la hiperfocal... ¿queréis que os lo explique? pues va a ser que no, no tengo ni idea de cómo se calcula, y ninguna de las 2345 veces que lo miré me aclaré con las fórmulas... pero con un puntero láser  rojo o verde (yo tengo el verde) normalmente lo podéis solucionar apuntando a cualquier objeto que esté a más de 300 metros. En este caso el puntero estaba en casa... y me las tuve que apañar con unas farolas que vi al fondo del valle. Recordad que una vez que tengáis vuestro enfoque fijado, lo mejor es dejar el objetivo en MF, ya que si lo dejáis en AF en cuanto pulséis el disparador, se volverá loco a enfocar a ninguna parte, ya que no encuentra luz para ello. A la primera nunca sale nada... siempre es mejor hacer unas pruebas para configurar la cámara como dios manda y no volvernos locos con los resultados. En la primera toma los parámetros de la cámara fueron estos:


Modo manual 

Tiempo de exposición 46'
Valor de abertura 4,5
Modo de medición: evaluativa 
ISO 800


Conclusión, un desastre... no se veía la cascada, ni la vegetación ni nada de nada. Aumentando el tiempo de exposición un poco mas hasta los 120', más de lo mismo, un poco más de claridad pero nada sorprendente. Después de un rato pensando cómo solucionar el problema, me acordé de la linterna de mano y decidí "pintar" el paisaje con ella. 
En la primera prueba, la vegetación ya salía mucho más clara, pero la cascada apenas se veía.  Empecé a pensar que la única solución que tenía era bajar a pie hasta la base de la cascada y pintar con la linterna mientras la cámara exponía, y así fue. Menos mal que no estaba solo y pude dejar la cámara preparada con los parámetros para que sólo fuera tocar el disparador y nada más. Así que, una vez colocado en mi puesto, empecé a pintar... con eso y un poco de procesado, aquí tenéis el resultado final.



¡¡¡Un saludo y a obturar!!!


2 comentarios:

  1. Pin, esto es como la cocina, probar hasta que sale bien

    ResponderEliminar
  2. una pasada!!! excelente trabajo y preciosa foto!!!

    ResponderEliminar