viernes, 26 de diciembre de 2014

La leyenda de Orión

Buenas a todos locos de los pixeles!!!

Hoy vengo con una entrada muy especial para mi, una salida divertida pero sobre todo instructiva.
El pasado martes, aprovechando que no teníamos luna, Josemi me comentaba que tenía pensado salir para hacer el seguimiento al cometa C/2014 Q2 Lovejoy y cómo no, yo me apunté rápido al asunto.
Me encanta ver cómo trabaja la montura de seguimiento y todos los preparativos de montaje, 
es algo digno de admiración.



 A media tarde, hablando por telegram con él, me comenta que posiblemente venga otro Luciérnago, Manuel Lopez , y ya terminó de cerrarse el plan. Manu es un tío cojonudo y siempre estábamos hablando para salir juntos una noche, ya que nunca habíamos coincidido fuera de los talleres. A eso de las 23:00 ya estábamos todos reunidos en el punto de encuentro para salir directos al puerto de Alisas, el lugar favorito de Josemi. Una vez allí, entre comentarios y ropa de abrigo, empezamos a montar los equipos y como siempre a enseñarnos nuevos juguetes (linternas varias y alguna que otra chuchería luminosa).
Josemi no se andaba con tonterías y mientras Manu y yo aún estábamos a medias montando las cámaras, él ya estaba alineando la montura con la estrella polar para posteriormente seguir el cometa. Manuel y yo mientras tanto, decidimos acercarnos al monolito de separación de los valles, que está un poquito más arriba, y planear una escena con el espectacular cielo que teníamos esa noche. 
Tras un paseo rápido por la zona (yo ya la conocía de alguna otra salida) decidimos aprovecharnos de la conjunción de Sirio, la constelación de Orión y las Pléyades, para formar un triángulo entre el monolito Orión y uno de nosotros, que posaría en la foto para darle un poco de escala y cerrar el triángulo.

Sin más, aquí tenéis mi resultado. Sin duda una noche de lo más divertida.





Hace cientos y cientos de años junto a la cascada del río Asón, en Cantabria, se ocultaba en medio del bosque una pequeña cabaña de madera. En ella, vivía una mujer de largos cabellos y belleza envidiable junto su hijo ya adolescente con el cuerpo fuerte y musculoso como un antiguo dios griego. Nadie sabía nada de ellos, pues nunca iban al pueblo, y siempre que alguien se intentaba acercar a su pequeño hogar, ellos se ocultaban dentro cerrando puertas y ventanas, como si ocultaran algo.
Un día, un joven que se había perdido en lo alto de Alisas al salir corriendo tras uno de sus animales, dislumbró algo que nunca jamás olvidaría... Un joven, junto al monolito que separa los valles, con la mano alzada, pedía ayuda a gritos a su padre, Orión, que situado en los cielos junto sus dos perros, dejaba caer una estrella a manos de su hijo 
"Cuídate y cuídala, no os faltará caza mientras ilumine los cielos en la noche."
Y así es como aquel joven que buscaba su animal perdido descubrió la leyenda del dios Orión, hijo de dioses y el mejor cazador, fue castigado por su propia madre con la picadura de un escorpión por mostrarse orgulloso y avaricioso al cazar todo tipo de animales, nobles y salvajes, y que en su última voluntad, pidió a Zeus que le alzase a los cielos junto a sus perros de caza Canis Maior y Canis Menor, para guiar desde los cielos a aquellos cazadores de buena fe.

Una vez más recordar que podéis seguirme en cualquiera de mis redes sociales.

Un saludo y nos vemos en la noche!

3 comentarios:

  1. Buen texto y foto!!!! hay que regresar y meter al cometa en la escena jejejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso te lo dejamos a ti que eres nuestro guía estelar!!!

      Eliminar
  2. Fastastica noche en compañía. La foto terrible victor y el texto lo más. ..volveremos sin duda a salir de escapada.

    ResponderEliminar